Una complicación durante el parto en Chilón tuvo un final feliz gracias a la iniciativa de la doctora Jade Jazmín Molina.

 

La doctora Jade Jazmín Molina (segunda por la izquierda) junto al resto de profesionales del Centro de Salud de Chilón

La doctora Jade Jazmín Molina jamás pensó que en aquel miércoles de diciembre de 2016 fuera a salvar la vida de una mujer de 32 años y su bebé. La doctora estaba en su puesto de trabajo del centro de salud de Chilón cuando de repente entró en urgencias una mujer con una grave complicación del parto.
La futura mamá llevaba varias horas intentando dar a luz en su domicilio, pero el niño no salía y la salud de la mamá y el bebé se complicaba. La doctora Jade Jazmín y el equipo de salud de Chilón atendieron de inmediato a la señora y lograron sacar al bebé. Pesó 4,2 kilos. Era un bebé de gran tamaño. La docta Jade Jazmín observó que la mamá presentaba un grave sangrado. Durante el parto se había producido un desgarro. Había que actuar con urgencia.
“Primero intentamos suturar el desgarro, pero no nos fue posible, así que tuvimos que actuar deprisa y comprimir la herida con la mano”, explica la doctora Jazmín.
De inmediato avisaron al hospital de Ocosingo, donde debían de trasladar a la mujer de urgencia debido a la gravedad de la situación. “Acompañé a la mujer en la ambulancia durante hora y media taponándole el sangrado. Afortunadamente la maniobra funcionó y la mujer hizo el viaje estable”, explica la doctora.
El equipo médico de Ocosingo ya estaba listo para atender a la mujer. Tras una valoración inicial, la ginecóloga del Hospital decidió operarla de urgencia. A las pocas horas, la mamá y su bebé se encontraban ya fuera de peligro.
La rápida actuación de la médico y la coordinación entre los diferentes servicios de salud permitió que esta mamá y su bebé salvaran la vida aquel miércoles de diciembre de 2016.

Compartir