Una madre adolescente y su hija salvaron su vida gracias a la iniciativa y el compromiso del médico de su centro de salud

 

Úrsula, de 16 años, sufrió una grave complicación en la fase final de su embarazo. El doctor de la comunidad de Willis, Tila, acudió a visitar a la paciente al comprobar que ella había faltado a las últimas consultas del control prenatal.

El doctor Carlos Vázquez visita a Úrsula Pérez y a su hija Andrea siete años después en su casa de su colonia en Willis, Tila.

 

Willis, Tila, 1 de junio de 2017.

Úrsula tenía 16 años y estaba a punto de morir. Ella no lo sabía. Su primer embarazo, de 9 meses, iba a acabar en tragedia. Sólo el compromiso y la iniciativa del doctor Carlos Vazquéz, médico del centro de salud Willis, salvaron la vida de ella y de su bebé. Úrsula no había asistido a sus últimas revisiones y el doctor sospechaba que algo iba mal. No falló su pronóstico. Esa mañana no le tocaba visitar a la paciente, pero cambió su plan. Cuando abrió la puerta de la casa, encontró a la niña embarazada con la cara hinchada y la presión disparada. “Te tengo que sacar al Hospital. Si no vas, te mueres”, le sentenció el doctor. Esas palabras evitaron la desgracia.

Llovía con intensidad en Willis, una comunidad a dos horas en coche de Yajalón. El camino estaba lodoso. El doctor Carlos Vázquez no dudó en subir en su camioneta Toyota cuatro por cuatro a Úrsula, a su papá y a su esposo Neftalí. El doctor sólo tenía un temor en su cabeza: que Úrsula comenzara a convulsionar. Sabía que a dos horas de distancia, eso agravaría la salud de Úrsula y de su bebé. Llegaron justo a tiempo.  Al entrar al hospital de Yajalón, la paciente convulsionó. La doctora Lepere, del servicio de urgencias, la estabilizó y, debido a la gravedad, facilitó su traslado en ambulancia al Hospital de la Mujer de Villahermosa, Tabasco, a más de tres horas de distancia.

El doctor Vázquez no se separó ni un minuto de Úrsula. La acompañó todo el trayecto. Cada media hora revisaba el estado de la paciente y comprobaba que las convulsiones no volvieran a aparecer. Cuando llegaron a Villahermosa todos respiraron aliviados. “El ginecólogo del Hospital me dijo que él se hacía cargo y que ya todo estaría bajo control”, recuerda el doctor Vázquez. En menos de una hora, Úrsula dio a luz a su hija Andrea. La comunidad de Willis lleva 17 años sin tener muertes maternas…

Siete años después, Úrsula espera a su segundo bebé. Está embarazada de siete meses. Esta vez, sigue al pie de la letra los consejos del doctor Vázquez, que la visita con frecuencia. “Aprendí que hay que seguir los consejos de los médicos. Ahora se lo recuerdo siempre que puedo a mis vecinas y cuñadas”, reconoce Úrsula, que se ha convertido en una de las principales promotoras de salud dentro de su comunidad. Tras dar a luz a Andrea, esta joven que ahora tiene 22 años, decidió utilizar métodos de planificación familiar, hasta que decidió volver a ser mamá. Sus consejos sirven ahora de inspiración a otras mujeres de su colonia. Su historia se ha convertido en un referente y un ejemplo que actualmente está salvando vidas.

 

 

Compartir