14 de junio de 2017

  • Con una inversión de cerca de 40 millones de pesos, se distribuirán en las 10 Jurisdicciones Sanitarias del estado

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- Para fortalecer las acciones de control del mosco transmisor del dengue, chikungunya, zika y paludismo en la entidad chiapaneca, el secretario de Salud, Francisco Ortega Farrera entregó los insumos para realizar la fumigación, control larvario, vigilancia entomológica e investigaciones científicas, con una inversión aproximada de 40 millones de pesos, que se distribuirán en las 10 jurisdicciones sanitarias.

El funcionario estatal destacó que este año se seguirá trabajando para combatir las enfermedades transmitidas por vector y mantener a la baja el número de casos en las 10 jurisdicciones sanitarias, con énfasis en las regiones Metropolitana, Istmo-Costa y Soconusco, ya que la instrucción del gobernador Manuel Velasco Coello es reforzar las acciones preventivas para controlar al mosco transmisor, principalmente en las regiones endémicas.

Ortega Farrera detalló que dentro de los insumos que se entregaron, se encuentran más de 14 mil 500 pabellones impregnados, que son una barrera física para disminuir el contacto entre el vector y los seres humanos, así como productos químicos como el adulticida que ayudan a eliminar al mosco en su fase adulta a través de las tareas de fumigación y rociado intradomiciliario.

Comentó que también se distribuirá larvicida y pupicida para el control larvario del mosco en su fase acuática o fase de larva, comúnmente llamada cortatripa, acción que realizan las brigadas de casa en casa, para combatir casos focalizados; además de papel pellón y botes de ovitrampas para la vigilancia entomológica que se colocan de manera estratégica en las casas para determinar la cantidad de huevecillos que depositan los moscos adultos.

Ortega Farrera enfatizó que gracias a las investigaciones científicas que se han hecho en la Unidad de Investigación Entomológica y Bioensayo, se determinó el desuso del abate y cambiar de larvicida para tener mayor efectividad y así evitar que los moscos se vuelvan resistentes a los insecticidas; los brigadistas colocarán una cucharada del polvo por cada 200 litros de agua.

Asimismo, se entregaron material y otros insumos para continuar con la investigación científica, que permita una mejor toma de decisiones basada en evidencias para combatir al mosco en todas sus etapas, en la Unidad de Investigación Entomológica y Bioensayo.

Compartir